Blogia
superdruper

Los labios

Los labios son, sin lugar a dudas, el elemento que da sensualidad a la boca; sin embargo, el tejido que los forma carece de células protectoras, por lo que pueden perder la humedad, resecarse y cuartearse con facilidad.

Y como poseen además poca melanina, son también muy vulnerables a los efectos del sol, lo mismo que el área que los rodea.

Es esencial que usted los mantenga en perfectas condiciones siguiendo una adecuada rutina de belleza, demaquillándolos antes de acostarse e hidratándolos con humectantes especiales, ya que su aspereza no se puede disimular ni con la barra de labios más moderna.

Un consejo para mantener unos labios saludables es utilizar una barra a base de productos grasos, que les dé colorido y conserve su piel suave y elástica a la vez.

Es recomendable así mismo aplicarles una crema especial por las noches y también durante el día antes de pintarlos; y para que estén siempre brillantes, use un poco de crema hidratante varias veces al día: esto los protegerá de la resequedad.

En caso de que sus labios tengan alguna herida o se encuentren agrietados, no los pinte hasta que curen totalmente. Para restablecer su estado natural puede darles masajes con aceite de ajonjolí o manteca de cacao y aplicarles miel todos los días.

El maquillaje de los labios

Para maquillar los labios se necesitan los siguientes elementos: un pincel para repartir uniformemente el color, un lápiz blanco para borrar cualquier protuberancia o arruga indiscreta alrededor de esta zona, y un delineador de labios para demarcar un contorno preciso.

Si usted consigue combinar eficazmente estos elementos, puede disminuir, aumentar o corregir la forma natural de los labios y darles un contorno armonioso.

Tenga en cuenta que el lápiz labial desaparece fácilmente mientras hablamos o comemos; para evitarlo extienda un poco de base hasta cubrir los labios; luego corrija cualquier defecto con el lápiz blanco y dibújelos con el delineador.

Posteriormente rellénelos con el pincel y retire el exceso con un pañuelo de papel.

Finalice el proceso con una capa de polvos difuminados con una brocha grande.

Una vez hecho todo esto, píntelos como de costumbre.

Otra forma de asegurar la permanencia del maquillaje en los labios consiste en aplicar un fijador antes de colocar el color.

Para ello esparza una capa de polvos con una brocha gruesa sobre un pañuelo de papel y presiónelo con los labios. En seguida delinéelos y píntelos por último con el lápiz o con un pincel si desea mayor precisión.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres